.

Sugerencia de la semana: Noche en el hotel, Slawomir Mrozek (microcuento)

jueves, 20 de mayo de 2010

La caída, Beatriz Guido

....Escrita en 1956, La caída narra la historia de una adolescente que se traslada de Rosario a la capital argentina para estudiar la carrera de Letras, pero que elige hospedarse en una casa de familia que, a largo plazo, compromete el tiempo que debería dedicar a su carrera hasta tornarse un verdadero obstáculo para su estudio.
....Una serie de complejos pensamientos culpógenos la mantiene en la casa en la que renta una habitación, pues en ella viven cuatro niños desamparados, su madre es una enferma asmática, depresiva, y algo hipocondríaca que no se levanta de la cama y que les vive dando trabajo a sus hijos. Los niños se turnan para ir al colegio, un año van dos, y los otros se quedan en casa a cuidar de la madre enferma, al otro año rotan. Albertina, la protagonista (supongamos que es el alter ego juvenil de Beatriz Guido, puesto que la novela es autobiográfica, son dos las novelas que hacen referencia a su vida, y esta es una de ellas) se escandaliza por el modo de vida de los niños, quienes "actúan como adultos", se acuestan muy tarde en las noches, hablan como mayores, hacen cosas de mayores y, con frecuencia, la inhiben con sus comentarios y preguntas sagaces. Pero pronto, de la reticencia pasa a la compasión y al cariño y no puede despegarse de esa casa y dejarlos solos.
....El tío Lucas, aquél al cual se le preserva su habitación cerrada con llave en la casa, mantiene correspondencia con los sobrinos y de vez en cuando les envía obsequios junto con promesas de pronta visita. Albertina, de manera gradual y un tanto absurda, se va enamorando de ese personaje que nunca vio, pero que imagina muy bien gracias a las cartas y lo que los niños le cuentan de él. Un hombre que contrasta demasiado con el novio insensible y racional que le propone compromiso, que la subestima en cuanto al estudio, y la desalienta diciéndole: "No quiero que sigas en la Facultad, total no terminarás la carrera", "la anarquía es tan estéril como la poesía" o "no me gustan las mujeres que piensan demasiado" Indarregui , que representa el conservadurismo, ve como sacrilegio la libertad femenina y se presta bondadoso a "rescatarla" de ella. También ve en la filosofía y la poesía una pérdida de tiempo. Dice a su amigo poeta:"La palabra es tan ineficaz como el testimonio de los dioses del pasado. La acción, viejo, y los hechos. Eso, sí, gracias por el libro, lo tendré en mi mesa de luz porque es tuyo, Pablo. La poesía no me interesa; engendra la debilidad y la impotencia en países como el nuestro"
....El nombre del libro alude a "la caída" de que son víctimas las mujeres de la época tras complacer los deseos carnales de sus pretendientes. Pues aunque éstos insisten en el asunto, y son ellos los más interesados, sienten rechazo por la mujer una vez obtenido lo que quieren y la abandonan porque ha cometido una "indecencia", porque ha caido. De este modo, la mujer no sólo tiene que lidiar con su tentación, si no con la ajena, negándose a lo que se demanda de ella a pesar de la insistencia con que es buscada. Por otro lado, si llega "a caer", será rechazada, por el novio y por la sociedad, la caída es considerada un acto repudiable. A esta caída, Beatriz Guido le contrapone otra caída, una caída peor, una caída casi invisible para los que rodean a la que yace en el piso, pero que cala hondo en la que cae: la renuncia a ser ella misma, a formar un sentido crítico, a perseguir sus metas, a poseer igualdad de derechos (que el hombre), a estudiar una carrera, a valerse económicamente por sí misma, a ser independiente, a elegir su futuro.
.....Desde chica escucha a sus tías hablar, en su pueblo natal de Santa Fe, y a sus tíos también, uno de los cuales dice: "¡Ya no hay mujeres decentes, pobres hombres, todas manoseadas!" Caramba, digo yo, ¿no serían ellos mismos los que las manosean? Se me ocurre citar la frase de Sor Juana, quien cuatro siglos atrás escribió al respecto: por que querés que obren bien/ si las insitais al mal(...) /¿Qué humor puede ser más raro /que el que falto de consejo,/ él mismo empaña el espejo y siente que no esté claro? Y tan vigente sigue el tema que se presentan casos como el actual de General Villegas, en donde un grupo de personas marcha en las calles defendiendo a cuatro hombres, mayores de 25 años todos, a quienes se los acusa de abuso sexual perpetrado sobre una menor de 14 años. ¿Y por qué los defienden? Pues porque, al parecer, la chica lo hizo con consentimiento y era "provocadora". ¿Ahora bien, no hay una ley que prohibe las relaciones sexuales mantenidas (con consentimiento o no) con menores? ¿Qué opinaría esa misma gente que marcha en defensa de los acusados si el caso fuera invertido y se presentara a un adolescente de sexo masculino como víctima de acoso por parte de cuatro mujeres mayores? Precisamente, Beatriz Guido cuestionaba abiertamente esta censura de la sexualidad y estos prejuicios en detrimento del género femenino.
........Los libros de Beatriz Guido (1924-1988) se caracterizan por tener mucha trama dialogal, alusiones a la política (marcadamente anti-peronista) y el tema recurrente de la mujer queriéndose abrir paso en un contexto que no se lo permite. Maneja muy bien los episodios idílicos, sentimentales. Esposa del director de cine Leopoldo Torres Nilsson, llevó al cine muchas de sus obras siendo ella misma responsable del guion de sus novelas.

....Se la ubica dentro de la llamada Generación de 1955 o Los parricidas. Emir Rodríguez Monegal, en El juicio de los parricidas dice acerca de este movimiento literario:
....En vísperas de la caída del régimen peronista (que ha dado a esa generación el tan necesario estímulo negativo) aparecen ambas revistas juveniles, y ya no se puede no advertir hasta qué punto ha cambiado el clima de la literatura argentina. Muchas fuerzas actúan sobre esta generación nueva. El peronismo con su total y bárbara renovación de valores es una de las más importantes. Pero no se comprendería el peronismo (como provocación y hasta agente de escándalo) si no se vinculara intelectualmente esta generación nueva con los intentos apocalípticos del existencialismo de la segunda postguerra. Porque lo que caracteriza con vigor a estos jóvenes es el manejo de una terminología filosófica que tiene sus raíces en el vocabulario fabricado entre 1940 y 1945 por Merleau-Ponty, Sartre, Camus y otros, en la Francia ocupada, liberada y vuelta a ocupar por el Occidente en esta última década.
....Con el cuadro intelectual del existencialismo francés como instrumento de trabajo y de pensamiento, con la realidad argentina modificada por la revolución peronista, estos jóvenes de 1945 se vuelven a examinar su circunstancia literaria y hunden su mirada inconformista en los hombres de la generación del 25. De los muchos valores propuestos por la crítica rutinaria (Argentina padece en este siglo de una carencia suicida de crítica literaria que tenga responsabilidad social, además de la estética) los jóvenes eliminan, sin análisis, por su sola inanidad a casi todos los nombres prestigiosos [de aquí el nombre de parricidas]. Se quedan con algunos a los que atacan o veneran.
....Se caracterizaron por: ...una actitud crítica frente a los valores consagrados, una necesidad de revisar el pasado y situar el presente en un contexto más polémico, una puesta al día del vocabulario político y poético, y un compromiso con la realidad argentina y latinoamericana.

....Otra novela que leí de la misma autora fue Fin de fiesta, ambientada en la década infame argentina, en la cual aparecen denunciados los privilegios de las clases acomodadas, la mafia, la corrupción, vistos desde la óptica de un adolescente.

...La caída fue llevada al cine en 1959. Es fiel a la trama, como se espera cuando el guión ha sido hecho por la autora de la novela. Para verla, la he descargado de e-mule.

5 comentarios:

Marisa dijo...

Interesante libro el que propones, Noelia, y muy bien analizado y expuesto.
El machismo sexual de algunos hombres es una lacra social que mutila a la mujer. Ésta debe ser mujer virtuosa y también todo lo contrario; lo defines muy bien con tu cita de Sor Juana Inés de la Cruz: "por qué queréis que obren bien/ si las incitáis al mal?"
Si me lo permites,este post irradia gran calidad y saber literarios. Enhorabuena.
Un abrazo.

Hombre de Neanderthal dijo...

Muy interesante el post y la obra de Guido que lo ha inspirado. No he leido nada de ella, pero seguro lo haré ya que por lo relatado resulta muy atrayente.

NoeliaA dijo...

¡Gracias, Marisa! Y claro que se permite!

Me alegro que te haya interesado la obra, Hombre de Neanderthal
Saludos

José 'Azucarero' García dijo...

La verdad, la verdad es que no entendí por qué Jaureche la incluyó en el medio pelo de la sociedad argentina (o como se llame su libro), pero después de leerlo a él, entendí que también era un poco muy medio pelo (él).

El libro me aburrió, pero Fin de Fiesta me pareció más interesante.

Saludos

J.

NoeliaA dijo...

Para ser sincera de Jaureche he leído (si no recuerdo mal) algo ensayistico, político, y nada más. Considero un tanto desprestigiosa (en un escritor) la tarea de escribir libros que degraden a otros escritores, más aún hacer listas (tipo Harold Bloom)
Fin de fiesta estuvo mejor que esta obrita, es verdad. Aún así, no se tome lo que subo como recomendación, es sólo la devolución de mis lecturas, un ejercicio memotécnico, ir subiendo un post por cada cosa que leo. Ya habrá para eso otras etiquetas de "recomendados" o "favoritos"

Publicar un comentario

Todos los comentarios llegan al mail y son leídos, sin importar la antigüedad de la entrada. Sus consultas también son bienvenidas.