.

Sugerencia de la semana: Noche en el hotel, Slawomir Mrozek (microcuento)

miércoles, 10 de agosto de 2011

País de nieve, Yasunari Kawabata


....País de nieve es la traducción de Yukiguni, el título original de la novela escrita entre 1935 y 1948. Este lugar está situado en la costa oeste de Japón, en la isla de Honshu; se halla coronado por montañas y es considerado el sitio de la Tierra donde más nieve cae. Cuando sabemos esto, ciertos pasajes de la novela dejan de parecer exagerados:

-¿Tanta nieve cae?

-En el pueblo vecino, los niños salen por las ventanas del piso superior de la escuela. Los más arriesgados se sumerg
en como si estuvieran nadando y cavan túneles.

....Por las condiciones topográficas y climáticas el poblado se encuentra relativamente aislado del resto del país, motivo por el cual las costumbres, tradiciones y particularidades culturales se acentúan creando contraste con las otras y causando fascinación a los turistas que vienen de Tokio a pasar unas vacaciones en las termas y a gozar del servicio de las geishas.
....Shimamura es uno de estos turistas, un empresario que quiere escapar de la rutina familiar y viaja a las termas en las temporadas más frías. Allí conoce a una aprendiz de geisha llamada Komako, con la cual comienza una relación ocasional que luego se perpetúa. Ella se enamora de él, pero él no logra corresponderle con la misma pasión e intensidad. La frialdad de Shimamura no es deliberada ni tiene maldad, es simplemente la carencia de sentimientos, hay en él cierta curiosidad y una propensión a la admiración más que cualquier otra emoción. Su fortuna proviene de una herencia, por ende es el tipo de persona que desconoce el valor real de las cosas, el esfuerzo que cuesta obtenerlas.
El hilo de la seda vegetal era tan fino como una hebra de cabello, sabía Shimamura, y era extremadamente difícil trabajarlo, salvo en las condiciones climáticas de la montaña. Los textos más antiguos sugerían que la frescura del Chijimi provenía del espíritu de la nieve y que fuera tan adecuado para los kimonos de verano era una muestra de las leyes que regían el equilibrio entre los opuestos. [...] Las tejedoras, fue comprendiendo, vivían en penumbras antagónicas al brillo y la frescura del Chijimi que hilaban incansablemente. En aquel libro antiguo Shimamura había leído que aquella práctica era antieconómica, si se comparaban el esfuerzo que demandaba cada pieza y el precio que se obtenía por ella. [...] El oficio se transmitía en cada familia de generación en generación, y sus oficiantes vivían diligentemente y morían en silencio para que los hombres como Shimamura pudieran sentir esa frescura contra la piel durante los meses de verano.

....El paisaje se entromete en el argumento continuamente y se diría que forma parte de él, ya que determina en buena medida las acciones de las personas y el curso de lo que se cuenta. Las estaciones, con sus diferencias, motivan variados festejos y atraen a distintos espectadores. Sin duda Komako es lo más vivo de la escena. Tal vez Yoko, la mujer que se hospeda en la misma casa que ella, sea la antítesis de Komako, por su parquedad, su silencio, cierta estabilidad que contrasta con la vacilación juvenil de Komako. Este personaje atrae la atención de Shimamura desde el comienzo, cuando la casualidad hace que viaje en el mismo tren que ella.
....Pero el asombro, la admiración, el encantamiento que le provocan al visitante todas las criaturas de la nieve, no van más allá de la contemplación extasiada de un esteta. No hay compromiso, ni entendimiento real, ni amor en ello, sólo la atenta mirada de un flaneur (lo prefiero al término voyeur, por la connotación exclusivamente sexual que se le atribuye actualmente a este último).

Yasunari Kawabata
(1899-1972)
Premio Nobel 1968


....Pertenece a la escuela Neosensacionista (Shin Kankaku Ha) que se caracteriza por lo intricado y la complicación del estilo ornamental. De un análisis de otra de sus obras, La luna en el agua, he extraido los siguientes fragmentos que sirven para contextualizar e ilustrar el movimiento al que pertenecía el autor y sus características distintivas:
La escuela neo-sensacionista reaccionaba, por motivos diferentes, contra dos tendencias fundamentales que se habían manifestado hasta entonces en la literatura japonesa: la literatura proletariada y la novela autobiográfica. La rivalidad con la literatura proletariada, en la que participaban realistas de izquierda, fue preponderantemente ideológica, ya que estos nuevos escritores pertenecían a una derecha que consideraba a la literatura no como una herramienta para transformar la realidad según lineamientos políticos sino como una actividad cuya finalidad se encuentra en sí misma: el arte por el arte.
*

Por otro lado, en Japón, el naturalismo nacido en Francia desembocó en la novela autobiográfica, haciendo prevalecer en el ambiente literario la tendencia a registrar en forma de crónica espiritual los estados anímicos o el verdadero aspecto de la vida humana basándose en la experiencia real del escritor. A este respecto, el grupo Shin Kankaku Ha niega la vigencia de la propia vida del artista en la realización de la obra y pone el énfasis en su "subjetividad", en sus "sensaciones" ante una realidad dada que las despierta.
*

No se puede negar que todas las obras de Kawabata encierran elementos fácilmente reconocibles como típicamente japoneses; la noción de lo efímero de las cosas del mundo, la transitoriedad que las embellece, el amor por las manifestaciones de la naturaleza, la facilidad con que sus personajes se enfrentan a la muerte, la melancolía.

El lenguaje del autor remite:
...sensualidad, belleza, soledad, tristeza y omnipresencia de la naturaleza en todos los detalles, por pequeños que sean, de la vida del hombre.

8 comentarios:

Jesús Garrido dijo...

el giro lector con el transcurrir del tiempo se ha hecho patente

NoeliaA dijo...

Jesús Garrido, no deberías meterme en ninguna categoría de lectores. Yo hago posts de libros que leo o leí, e incluso de obras de autores que no volveré a leer.

Saludos

Anónimo dijo...

No. Lo que subí de Cautio criminalis lo saqué de El mundo y sus demonios, de carl sagan. No sé si está en español, pero yo nunca lo vi, si te sirve

NoeliaA dijo...

Anónimo, gracias por responder. Ahora no sé cuál de todos los blogeros a los que le pregunté sos.

Pero igual gracias, un beso.

Hombre de Neanderthal dijo...

Sabía lo popular que es la novela del yo en Japón. Por lo que cuentas, pondría este libro al final de las cosas por leer. Pero uno se equivoca tanto...

NoeliaA dijo...

Nelson, me alegro que te haya servido el post, aunque sea para descartar una lectura, jaja. A la gente que le gusten las imágenes sensoriales, el paisajismo y todo eso, le viene al pelo.

Un beso

José A. García dijo...

Cada vez cuesta más encontrar algo interesante que leer. Y es todavía más difícil para quien tiene ojo crítico, o conocimientos mínimos, como para detectar ciertas cosas. O una gran biblioteca de referencia a la cual recurrir.

Cuando puedas pasate por el blog de mi biblioteca para que se entienda a lo que me refiero.

Sigo sin conexión, y sin un bar decente al que ir a robarle wi-fi...

Saludos

J.

NoeliaA dijo...

José, sí, es un poco arriesgado cuando uno va por un libro al azar, o lo escoge leyendo la contraportada (las descripciones de la contratapa por lo general son excesivamente halagüeñas, funcionales al propósito de venta). Yo tengo siempre cosas que leer que, por lo general, me resultan muy interesantes, porque he llegado a ellas mediante otras o las he escogido por determinadas referencias. Pero... últimamente todo lo que quiero leer no lo consigo, sea porque no ha sido traducido al español o porque no se edita en el país, etc.

Un abrazo

Publicar un comentario

Todos los comentarios llegan al mail y son leídos, sin importar la antigüedad de la entrada. Sus consultas también son bienvenidas.