.

Sugerencia de la semana: Noche en el hotel, Slawomir Mrozek (microcuento)

martes, 31 de mayo de 2011

Cuentos desconcertantes o... despejar X, Dostoievski /Cortázar


Novela en nueve cartas
Fiódor Dostoievski



....Se trata de un cuento que se compone de nueve enrevesadas cartas. Lo que en ellas no se dice (porque es de común conocimiento de los amigos que se cartean) genera un hueco en el relato. Si bien la narrativa es de corte realista, lo implícito (y cierta reticencia a hablar claramente, quizás por decoro) hace que no se sepa qué diablos está pasando, a eso agréguese que cada participante conoce de manera individual cosas que el otro ignora.
....Genera desconcierto llegar al final de la cómica correspondencia y tener que retroceder para poder captar, por fin... ¿ y lo habré captado bien?


*

....Son textos que exigen una ardua participación lectora, un seguimiento minucioso y un atento escrutinio de los más insignificantes detalles. Desentrañar el contenido, despejar X, requiere a veces más de una lectura. Me parecieron cuentos ocurrentes y lúdicos, que apelan a la intervención del que lee para la construcción del sentido. Buenas alternativas para la ejercitación del cerebro.

*

Sobremesa

Julio Cortázar



....Este otro se desarrolla en cinco cartas. Es de extensión menor y de corte fantástico. Al igual que en el de Dostoievski, los amigos van agriando su trato, que comienza muy caballeroso y cortés, a medida que intercambian correspondencia. Hay algo que sucede, sucedió o está por suceder que mantiene en ascuas al lector demandándole cierto esfuerzo interpretativo. O quizás uno de ellos miente.
....La metafísica está presente. El sentido un poco trastocado del tiempo ya viene advirtiéndose en el epígrafe: El tiempo, un niño que juega y mueve los peones. Heráclito



3 comentarios:

Marisa dijo...

El género literario que considero más arduo de leer es el epistolar. Exige al lector una madurez literaria y lectora que vaya rellenando e intuyendo esos vacíos a los que aludes , Noelia. Póngase por ejemplo, "Las amistades peligrosas" de Pierre Choderlos de Laclos. Fue el primer libro epistolar que leí y en el que descubrí ese juego literario del escritor, basado en la composición que debe hacer el lector de una estructura descarnada en cartas , y unos elementos espacio-temporales que tiene que ir aunando como en un puzzle.
Sin embargo, este ´género me apasiona, por la libertad que deja al lector para adivinar e intuir, por esa satisfacción personal que genera el ir encajando esas piezas del engranaje.
Gracias por estas dos referencias literarias, Noelia, contigo siempre aprendiendo.
Un beso.

NoeliaA dijo...

Buena descripción, Marisa, así es en efecto. Y me diste un título para bucear en este género. Y sí, es apasionante, porque parece que te desafiaran frontalmente. A ver, si uno es capaz de armar el rompecabezas.

Un abrazo, Marisa, gracias por pasarte.

Hombre de Neanderthal dijo...

Al de Dostoievsky todavía me falta encontrarle el núcleo. El de Cortázar es más sencillo.

Publicar un comentario

Todos los comentarios llegan al mail y son leídos, sin importar la antigüedad de la entrada. Sus consultas también son bienvenidas.